¡Oh, Lalique!

pectoral snakes

Este verano me fui de vacaciones a Portugal. Hacía mucho tiempo que quería visitar el Museu Calouste Gulbenkian de Lisboa porqué sabía que en el están custodiadas unas cuantas joyas de uno de mis artistas favoritos, René Lalique.

headpiece peacock headpiece peacock draw necklace cats necklace cats det.

Lalique fue uno de los grandes exponentes del Art Nouveau (modernismo en España o Liberty en Italia), movimiento artístico nacido entre 1800 y 1900, del cual nacieron, entre otras formas de arte, joyas excepcionalmente refinadas. El Art Nouveau se extendió tanto en Europa como en América, transformando las artes decorativas con líneas a espirales, formas redondeadas, que a menudo recuerdan a la naturaleza. El movimiento tuvo un importante centro de difusión en la Exposición Universal de Paris de 1900 donde Lalique ganó el reconocimiento internacional ganado el Gran Premio. Su trabajo es el que mejor confirma la teoría de que el valor se encuentra en la en la capacidad artesanal del orfebre, en lugar del tamaño y la calidad de piedras preciosas y de hecho muchas de sus piezas están hechas principalmente de materiales no preciosos, como esmaltes, cuerno o vidrio aunque no dejó de trabajar también con otros materiales.

dragonfly  rooster

Disfruté mucho paseando por las grandes salas del museo Gulbelkian, que tiene una impresionante colección de arte oriental, arte decorativa, pinturas y esculturas. Todas estas piezas formaban parte de la inmensa colección del empresario armenio Calouste Gulbenkian que también era amigo de Lalique.

Pero mas salas pasaban, mas crecía mi curiosidad y mi expectativa.

¿Dónde estaban las piezas que tanto deseaba ver?

Y de repente se me paró el corazón viendo un fabuloso centro de mesa en plata y vidrio y justo a su lado la entrada a la última sala del museo.

Me detuve un rato antes de entrar, quise dejar salir unas personas que estaban en la pequeña sala, respiré hondo y crucé la puerta.

Me sobran las palabras para describir las piezas que vi allí dentro, de una delicadeza infinita, unas formas tan perfectas y unas combinaciones de colores excepcionales.

lilium brooch green necklace moonstone

Ahora quiero mas. Después de ver sus piezas en Lisboa, en Paris, en Londres y de haberme perdido las que están en Japón (por desconocimiento, lastima!) he descubierto que en 2011 abrieron el Museo Lalique en Wingen-sur-Moder, un pequeño pueblo de Alsacia. Así que será una buena excusa para mi próximo viaje inspiracional!

brooch rose brooches peineta

 

%d bloggers like this: